Esperando entender a BASHO y su Nazuna

Nada es la nada
ni en el tu ni en el yo
El mundo gira en silencio
y no sabe de empatias
Solo el sentir la inexistencia
puede aliviar las sonrisas de muerte
que nos cubren de armilla.

Tu-yo.Yo-tu
no podremos alcanzar el Zen ni llegar
a pensar en el Satori.
Basho lo sintió con la Nazuna
al entrar en ella
al convertirse en ella
al llegar al Cosmos desde ella.

Nosotros Occidentales
seguiremos rascando
en la soberbia impotente
y matando en imperativo.

Anuncios

Quisiste robar la mirada del Cosmos

Nunca fuite como el emparrado de mi patio
tu cuerpo olía a hollín
y tus manos pudrían los entornos.

A pesar de todo
dejé creceer una flor de sentimiento en tus rincones.
pero el tiempo y tus decires la inquietaron.

Huyó hacia mi cabaña de bosque
donde habita el Cosmos
y nos llega el mensaje.
junto a las hierbas de cordura
que todas las mañanas acuden
a bendecir el comienzo.

Gracias doy y gracias mantengo
por la ventura de perderte.

Temores sobre las promesas

Hiciste del dolor un eterno
y sellaste las luces de tu celosía.

Cantaste al profano en sus decibelios
y viste crecer malignos en sus escenarios.

¿Qué prometías?

Nunca supiste engañar con canciones
mi mañanas de armonium,
Todos supimos que tus celestes modos
eran mentiras de soterrada envidia

Alejados de ti
la libertad nos cubre
con cielos y universos.
Y la entrada a los claustros
ha sellado tu esencia.

En el nombre del Padre:
Esto es felicidad.

No quiero tus vergüenzas

Sé que vagas por cerrados destinos

y desprecias al viento que te dejó su esencia.

Enseñas tu cuerpo desnudo

con corona en platino

y lanzas encomiendas contra el débil

Este no fue el convenio

que hicimos con la hierba en testigo.

Hablamos de cabaña en ladera

e hijos en el siempre.

Quizá no expresé mis miedos

y quise dorar prudencia

pero ahora has de morir

lo dice la sentencia de tu vida vacía.

No quiero ser verdugo

pero de alguna forma has de callar

tu daño.

Sin mi palabra y cuerpo

Vago por los núcleos de universo
con poetas y asesinos
que calman mi ardor de aventuras.

Sé que no hablo de flores
y si lo hago es para robar esencias.

Tampoco me ocupa al amor
cínico sentimiento
en retroceso y burla.

Con este pensamiento
sigo a los pájaros que se atreven
a volar hacia el hielo
para profanar lo convenido

Smith puede que sea bondadoso.

Llegas en acomodo
y amenazas desde tu terno,
Has sembrado los prados de ceniza
y nadie se atreve a reclamar.

No me gustan tus labios
ni tu saurio discurso
seguimos esperando en la buhardilla
el tropezón de tu mentira.

Aplaudiremos
con la ilusión del doncel
que encontró el canto del grillo
y su enaltecida madriguera.

Hoy desde el clavecín
pautamos el himno que mereces
no mientas al aire ni a las flores
sabemos tu origen e intenciones.
desde tu gran voz.